Gerentes del futuro

By: Noé Sosa | jueves, abril 19, 2018 | soltia | Leave a Comment

 

Gerentes del Futuro

Actualmente el mundo de los negocios es ambiguo y cambiante. Ante este escenario, los líderes de negocios, managers y directores necesitan dirigir a sus equipos de manera efectiva al mismo tiempo que evolucionan constantemente. El comportamiento actual está basado en experiencias pasadas que no necesariamente se adaptan al futuro.

En un mundo con tendencias tan significativas como la disrupción digital, la globalización, modelos de negocios sustentables, conocimiento laboral y cambios demográficos, ¿cuáles son los puntos en los que deberían basarse los Gerentes del futuro?

Dominar el contexto

Todo tipo de gerencia depende mucho del entorno donde se desarrolle. Al hablar del contexto, se refiere al conjunto de situaciones que se generan a partir de estructuras particulares, relaciones, procesos y entornos competitivos

Comprender el entorno y ser sensible a él, dará credibilidad a los líderes. Sin embargo, los gerentes del futuro deberán también desafiar el contexto, los paradigmas, las visiones del mundo y explorar cómo podría cambiarse.

Complejidad del comportamiento

Reaccionar ante necesidades complejas en un entorno incierto y volátil requiere que los gerentes del futuro realicen una amplia gama de funciones de liderazgo en las organizaciones. Deben construir relaciones de confianza con diversas personas en diferentes niveles de las compañías y deben movilizarlas, motivarlas, hacer que participen y colaboren. Los gerentes deben ser eficaces y no solo contar con “la capacidad de percibir las necesidades y objetivos de un grupo, sino también la capacidad de ajustar su enfoque personal a la acción”.

Capacidad de decisión

En ocasiones, se deben tomar decisiones para afrontar procesos conflictivos y, en diversas oportunidades, se cuenta con visiones opuestas e información incompleta. Los gerentes y directivos deben proveer estabilidad y continuidad. En este sentido, deben ser ellos quienes “identifiquen patrones“, con la capacidad de darse cuenta de cuándo explotar las estrategias establecidas.

Autoeficacia

La autoeficacia puede definirse como la creencia de un individuo en su capacidad para organizar y ejecutar acciones requeridas para alcanzar los objetivos planteados. Para lograr alcanzar la autoeficacia, los gerentes y directivos deben integrar los siguientes elementos:

Del individuo y la organización 

El individuo y la organización son inseparables y toda gestión es más eficaz cuando ambos van de la mano en su proceso de desarrollo. La simbiosis de ambos permite cambios directamente ligados a las necesidades de la empresa. Al integrar el aprendizaje individual se crea un impacto en el lugar de trabajo.

Cognitivo y a nivel de comportamiento

Calcular el costo del capital, analizar las tendencias del mercado o diseñar nuevos productos, son algunos de los mayores desafíos que enfrentan los directivos. Si bien estas habilidades cognitivas o duras son importantes, se vuelve esencial que también tengan habilidades emocionales o blandas; los altos ejecutivos deben dominar una combinación de ambas.

Acción y reacción

Las compañías están diseñadas para llevar todas sus metas a acciones, pero también deben tener un gran foco en el lado teórico. Sin embargo, a menudo se caracterizan por tener un sesgo contra la reflexión con lo que podrían convertirse en un “apaga fuegos”. De igual forma, también ocurre que al enfocarse en la teoría se puede generar una “parálisis por análisis”. Los líderes deben enfocarse en llevar todo el pensamiento a acciones y crear un registro para crear nuevas formas de pensar.

Teoría y Práctica

Los gerentes deben aprender a explorar, adaptar y desplegar su propio contexto. Así, deben contar con una buena base teórica que los ayude a predecir y entender el entorno.

Profesores y facilitadores

Los líderes  deben contar con profesores y facilitadores que los ayuden a tener una experiencia de aprendizaje constante. Estos deben ser desafiados, estimulados e inspirados por sus maestros y sus facilitadores deber ser quienes proporcionen el apoyo y la retroalimentación necesaria para crear una mejor dinámica de grupo.

Experiencias intelectuales y emocionales

Al desarrollar de manera correcta una gestión, los líderes  tendrán un ambiente de apoyo donde podrán salir de sus zonas de confort y afrontar nuevos retos. Estos deben prepararse para lo inesperado y aprender a manejar las ansiedades, tensiones y presiones de un mundo incierto.

Educación formal e informal

El aprendizaje informal que ocurre en el trabajo es potente e inmediatamente relevante para el contexto. Sin embargo, este también puede ser arriesgado, incoherente e inexacto. Por otro lado, el aprendizaje formal es escalable y explícito, y se presta a la personalización. Es necesario reflexionar bien para crear estrategias que integren la informalidad y el aprendizaje.

Noé Sosa

Sobre el autor: Noé Sosa

LDG Noé Sosa, supervisor del área de diseño e imagen en Soltia y soporte técnico para el sistema Opus, amante de la pintura y el arte en general. 👽

Sobre el Autor

Noé Sosa

Noé Sosa

LDG Noé Sosa, supervisor del área de diseño e imagen en Soltia y soporte técnico para el sistema Opus, amante de la pintura y el arte en general. 👽


Comments are closed.